3 historias del software libre que deberías conocer

La tecnología forma parte de nuestro día a día. No podemos concebir el mundo y nuestro trabajo, sin entender las repercusiones que tiene este sector en la sociedad (en todos los ámbitos). Por ello te traigo 3 historias y personas inspiradoras, que debes conocer para entender mejor nuestra realidad.

Hace un par de años celebré una charla titulada: «Economía de abundancia, software libre y open source» destinada a estudiantes de institutos, que queríamos hacerles ver con más claridad todo el tema de las licencias en internet.

Siempre quise trasladar ese contenido al blog, ya que es una historia increíble y que no siempre se conoce fuera de ámbitos tecnológicos.

Estoy seguro, muchos de los personajes e historias de los que hablaremos en este post, tendrán un mayor reconocimiento internacional en el futuro, por todo lo que les debemos.

Cuando se habla de software libre, siempre se tiene que hacer alusión al concepto en ingles de: «free», que genera cierta confusión entre dos términos que NO significan lo mismo: Libre y Gratis.

Sin entrar a valorar si el término fue el más adecuado para definirlo, el concepto de software libre se vincula con muchos proyectos, pero el más destacado: GNU/Linux.

La sociedad en general, si conoce el término, pero muchas personas, en el mejor de los casos lo asocia con una «frikada» de informáticos, pero en realidad, usamos GNU/Linux todos los días sin siquiera saberlo.

  • En tu móvil, en tu banco
  • En aerolíneas, en internet
  • En equipos inteligentes de domótica para tu hogar
  • 92% de los sistemas de computación avanzados que miden el tiempo, hacen predicciones o investigación científica, usan GNU/Linux
  • 85% de los ordenadores dedicados a acciones y a mover nuestra economía, es gracias a GNU/Linux
  • Las grandes empresas tecnológicas: Google, Amazon, Facebook, todas tienen su corazón en GNU/Linux

Pero es curioso como las estadísticas de sistemas operativos de ordenadores, por ejemplo para diciembre del 2019, sigan siendo en su gran mayoría Windows y MAC OS.

Por supuesto, a nivel de servidores, la historia es diferente:

Entiendo que hay múltiples razones para entender el por qué al usuario común, no se haya animado a utilizar cualquier distribución de GNU/Linux.

Desde curvas de aprendizaje más complejas, factores históricos, comodidad personal, una comunidad que puede llegar a ser muy endogámica, hasta decisiones políticas que han afectado su uso en sistemas educativos.

Richard Stallman

Sea como fuere, uno de los protagonistas más absolutos de la primera historia, es sin duda: Richard Stallman:

Este polémico hombre con ese aspecto tan hippie, ha sido un pilar para entender dónde nos encontramos en la actualidad.

Stallman era programador y arquitecto de software y trabajaba en sistemas operativos en el laboratorio de Inteligencia Artificial del MIT en el año 1971; estaba desarrollando Emacs, un editor de texto escrito en Lisp.

Una época que debemos analizarla en su contexto histórico y contestatario de la década de los setenta, en Estados Unidos.

Por ello, ese contexto marcó sus ideas y principios.

En ese período, compartir software es una práctica muy habitual. Es como una receta. Tiene toda la lógica ¿no?

Es una temática muy compleja que se nutre del trabajo y colaboración de muchas personas. Por ello no responde al mismo modelo productivo que tenemos establecido en nuestra sociedad.

La metáfora de la receta es muy útil para entender cómo funciona el desarrollo del software.

Personas participando en un mismo código de forma colaborativa, que permite ampliar sus posibilidades. Cada persona reutiliza la misma receta a su gusto, pero aportando nuevas ideas y el resultado se comparte con el mismo principio.

¿Cómo nace una idea?

Siempre me ha parecido increíblemente limitante el concepto de copyright. ¿Tu creaste algo de la nada?

¿Nació en tu cabeza como por arte de magia y eres capaz de separar esa idea de todo tu bagaje, aprendizaje y recorrido?

Camino además, que se ha nutrido de millones de ideas de otras personas del pasado o contemporáneos.

Nuestras ideas están basadas en las ideas de otros. Punto pelota.

Para continuar la historia de Stallman, que me enredo por las ramas, en el año 71 el trabajaba con un sistema operativo abierto, el PDP-10, pero una década más tarde, en 1981, se limita el código del sistema operativo y le hicieron firmar un acuerdo de confidencialidad para la copia ejecutable del mismo.

Para los hackers de ese laboratorio, Symbolics aplicó una estrategia comercial, pero esto les generaba un dilema moral: ellos hacían software sin preocuparse de licencias, copyright o cláusulas de privacidad.

Así que en ese momento decide Stallman crear un sistema operativo (compatible con Unix). Pero pasarían muchos años hasta que esto se concretara.

Stallman narra esta historia en un libro fantástico que recomiendo siempre: «Software libre, para una sociedad libre».

Ironías del destino, usando la misma protección legal del copyright, Stallman desarrolla el concepto del copyleft unido a su Licencia Pública General de GNU:

«Es una práctica legal que consiste en el ejercicio del derecho de autor (copyright en inglés) con el objetivo de propiciar el libre uso y distribución de una obra, exigiendo que los concesionarios preserven las mismas libertades al distribuir sus copias y derivados»

Wikipedia

El concepto legalmente es brillante, porque te permite hacer el uso de un software, pero garantizando la continuidad de la misma licencia a sus derivados.

Para Stallman:

«La cooperación es más importante que el copyright (…) la cooperación con los demás, constituye la base de la sociedad»

Richard Stallman

¿Y tiene lógica no?

Sin la cooperación, sin compartir los beneficios del esfuerzo conjunto no podemos avanzar. Es algo que siempre me hizo mucho ruido cuando formaba parte del mundo académico.

Revistas científicas donde todos los investigadores luchaban por estar, para tener mayores credenciales que le permitieran subir en la escalera de la meritocracia.

Muchas de esas publicaciones estaban cerradas a las instituciones científicas que pudieran pagar sus accesos. Es una insensatez.

Creo que el mundo tecnológico tiene mucho que enseñar a la sociedad y a muchos otros campos, la importancia de trabajar en proyectos conjuntos porque así crecemos todos y todas.

«El propósito de la ciencia y la tecnología es crear información útil para la humanidad, para ayudar a la gente a vivir mejor (si guardamos esa información en secreto) estamos traicionando el objetivo de nuestro sector»

Richard Stallman

Para este polémico visionario, en el software, o tú controlas a tu ordenador, o la empresa que lo crea, te controla a ti.

Por lo tanto nacen las famosas cuatro libertades:

  1. La libertad de usar el programa con cualquier propósito (libertad de uso)
  2. La libertad de estudiar cómo funciona el programa y modificarlo, adaptándolo a las propias necesidades (estudio)
  3. La libertad de distribuir copias del programa, con lo cual, se puede ayudar a otras personas (distribución)
  4. Libertad de mejorar el programa y hacer públicas esas mejoras a los demás, de modo que toda la comunidad se beneficie (mejora)

Para Stallman el software propietario establece una relación de poder abusiva, ya que puede controlar aspectos esenciales de equipos y tecnología que forma parte de nuestras vidas.

Pueden controlar funcionalidades, obligar a hacer actualizaciones, informar de bugs para ser explotados, etc.

Pero hablamos de los años setenta, había un mundo efervescente y que crecía como la espuma. ¿En qué punto se pasó de compartir código de forma abierta a empezar a hablar de software propietario? Todo empezó con un joven Bill Gates y una carta abierta.

Software propietario

En la publicación de un club tecnológico muy influyente llamado: «Homebrew Computer Club» en Silicon Valley publica una carta abierta titulada: «An open letter to hobbyists» en el año 1976.

En ella Gates señala que robar software favorece que no haya buen software. Por lo tanto aboga por un modelo diferente, donde se pague por el mismo.

El resto es historia. No debemos juzgar los hechos históricos desde nuestra perspectiva. Gates es sin duda una persona brillante que ya forma parte de la historia de la humanidad.

Tuvo todo el sentido del mundo la deriva económica del mundo tecnológico, que nos ha traído hasta el presente.

Pero la historia de Stallman no se queda allí, como podrás imaginar.

Abandona el MIT en 1984 y al año siguiente funda la Free Software Foundation, y en 1989, publica la primera versión de la licencia GPL, tan relevante en la actualidad.

GNU / Linux y Linus Torvalds

La segunda historia empieza con un sistema operativo: UNIX desarrollado por los laboratorios Bell de AT&T en 1969, que ya mencioné anteriormente.

Haciendo un salto en el tiempo, en 1983 Stallman inicia el proyecto GNU, similar a UNIX, pero llamado así como broma por el juego de palabras: «GNU’s Not Unix», dejando en principios que sería similar, y compatible, pero de código abierto.

A inicios de los noventa, Stallman y su equipo tenían los compiladores, los intérpretes, el entorno de escritorio, pero le faltaba una pieza fundamental: el kernel que facilita a los programas el acceso al hardware.

Esa pieza faltante es el resultado de una de las mentes más brillantes de la informática y quien ha cambiado el curso de la historia: Linus Torvalds. Y como dice en su libro, lo hizo solo por diversión («just for fun»).

Linus, nuestro protagonista de la segunda historia, es un ingeniero de software finlandés-americano que sigue estando en la actualidad detrás del desarrollo y mantenimiento del kernel de Linux.

Por cierto, también fue el creador de Git, el software de control de versiones más famoso y que mueve el desarrollo del software en la actualidad. Una mente brillante sin duda alguna, que gracias a este aporte permitió profundizar más aún en la cooperación internacional y en la descentralización.

NOTA: Y como nos enseñó en una charla de la meetup de WP Galicia, un buen amigo, Jesús Amieiro, lo creó en tan solo 2 semanas 🤯

Sea como fuere, la unión de GNU/Linux es el germen de lo que se conoce como distribuciones Linux. Por eso lo más correcto es llamarlo de esa forma.

Esta perfecta unión revolucionó la informática permitiendo que servidores, empresas, personas puedan utilizar un sistema operativo de software libre que la historia aún, no ha dado el valor que merece.

La mayoría de las distribuciones GNU/Linux se mantiene gracias al trabajo de comunidades de desarrolladores y usuarios. Si bien es verdad que existen empresas que aportan recursos para su crecimiento (Debian, Red Hat, Fedora, Suse, etc).

Red Hat es una de las empresas de código abierto más grandes en la actualidad, que por cierto, tienen un podcast en español espectacular porque te va contando historias del software libre, del nacimiento de lenguajes de programación, de una forma amena y muy bien documentada. Muy recomendado: Command Line Heroes.

NOTA: Ese podcast me sirvió de inspiración para este artículo. Al igual que un capítulo sobre Software Libre y la licencia GPL del episodio 50, del podcast de Ana Cirujano y Pablo Moratinos, Un Billete a Chattanooga.

Otra empresa de software libre que admiro mucho es la que sostiene una distro muy famosa, que se origina de Debian: Canonical Ltd, que creó Ubuntu.

Sin duda Ubuntu ha permitido acercar el mundo de GNU/linux al usuario común, convirtiéndose en la distribución de escritorio más famosa. Además tiene una preciosa historia detrás del nombre.

Canonical es una empresa financiada y fundada por el empresario: Mark Shuttleworth. Mark es otra mente brillante, informático, primer africano que llegó al espacio y que funda en 2004 esta empresa de software libre.

El nombre designado a la distribución: Ubuntu, es una regla ética sudafricana enfocada en la lealtad de las personas y sus relaciones. Fue un principio fundamental en la reconstrucción de Sudáfrica con Nelson Mandela al mando y viene de la frase:

«Umuntu, ngumuntu, ngabantu» que en Zulu significa: «Una persona es una persona, a causa de las demás»

Ubuntu, regla ética sudafricana

Ubuntu suele ser la puerta de entrada a las distribuciones GNU/linux, aunque una vez que aprendes a manejarte, el probar otras distros se convierte en una especie de hobby si te gusta «cacharrear».

Lo más asombroso del software libre es el increíble impacto mundial que tiene en todo a nuestro alrededor, como les contaba al inicio del artículo y como muchas veces, su desarrollo y y avance es mérito de personas que lo hacen en muchos casos de forma totalmente desinteresada, para aprender y crecer juntos.

Por ello este tipo de memes de It’s Foss (una web esencial para seguir de cerca este ecosistema) es muy simpático, pero refleja muy bien la realidad:

Open source

La realidad es que el software libre siempre ha estado muy vinculado con ideas políticas con relación al uso y abuso del código propietario.

La Free Software Fundation ha tenido siempre un criterio muy claro con relación a la total exclusión de código propietario. Por esa razón, desde mi perspectiva, parte de la comunidad tecnológica, sobre todo a finales de los noventa empezó a preferir el término: open source (código abierto).

Tengo entendido lo acuñó en 1998, Christine Peterson, estadista norteamericana.

Creo que siempre hay mucha confusión entre ambos términos, yo mismo tardé en darme cuenta de las diferencias.

En realidad su utilización tenía una intención clara: Evitar la confusión entre libre y gratuito.

«Open source» es un método de desarrollo, mientras que el software libre es un movimiento social, parafraseando a Stallman.

Se enfoca más en los beneficios prácticos (acceso al código fuente) que en cuestiones éticas o de libertad que tanto se destacan en el software libre.

Open Source

Lawrence Lessig y Creative Commons

Ya tenemos clara la diferencia entre software libre y open source. Pero se complica más. O no, veremos.

Tenemos que hablar del último personaje y la última historia, que cambia las reglas del juego, y en este caso se trata de un abogado, y académico especializado en derecho informático: Lawrence Lessig.

Lawrence es el fundador del centro para el internet y la sociedad en la Universidad de Stanford y creador de la iniciativa Creative Commons.

Lawrence fue muy crítico de los derechos de autor y en su libro: «Free Culture» nos habla de:

«Un modelo de flexibilización de los derechos de autor, como nuevo paradigma para el desarrollo cultural y científico desde Internet, apoyándose en el movimiento del software libre de Richard Stallman»

Lawrence Lessig

El autor siempre abogó por el concepto del copyleft que explicamos anteriormente. Además, siempre ha sido un firme partidario de la neutralidad de la red.

Las licencias de Creative Commons, son originarias de una organización sin ánimo de lucro que se dedica a promover el acceso y el intercambio de conocimientos, cultura, educación.

Solucionan muchos problemas de los contenidos que se comparten en Internet.

Inspiradas en la licencia GPL, simplifican mucho la forma que se puede compartir una obra, en este caso contenidos y no software.

Se aprecia de forma muy clara en el siguiente esquema:

Se clasifican en «módulos», la franja verde:

  • CC0: El concepto más libre de dominio público (CCO) donde ni tienes por qué mencionar la fuente.
  • Atribución (BY): Contenidos donde solo se pide la referencia al autor /autora original.
  • Share Alike / Compartir Igual (SA): Mismo que lo anterior, con una sutileza: que si utilizas el contenido, debes usar la misma licencia o similar. Esta es la que yo elijo para mi blog y contenidos en internet, porque es la más similar a la GPL.

Este primer grupo es el que se considera libre para utilizar y/o modificar. Por ejemplo, este artículo que estás leyendo, lo puedes modificar a tu antojo, remezclar y producir algo nuevo, incluso con fines comerciales.

Solo debes tomar en cuenta que debes citarme como autor original (atribución) y tu obra, debe distribuirse con la misma licencia o posteriores. Por ello me recuerda a las 4 libertades de la GPL.

El siguiente bloque (amarillo) es un poco más restrictivo en términos de la modificación del contenido y los fines comerciales:

  • No Derivative Works / No Derivadas (ND): Ya no te permite modificar la obra original, y debes seguir las pautas anteriores de atribuir a la autora original.
  • Non-Commercial / No Comercial (NC): En este caso te limita para que no lo puedas usar con fines comerciales. Muchas revistas usan esta licencia.
  • El resto del grupo usa distintos tipos de combinaciones: entre los fines comerciales o no; que se comparta con la misma licencia, que se pueda o no modificar. Pero fijarse que en este segundo bloque siempre se exige que se cite la autoría.
  • Finalizamos la pirámide con la más restrictiva de todas que es el copyright.
Global Summit Creative Commons

Yo me introduje en este mundo gracias a África Rodríguez de Arroelo, famoso coworking de nuestra ciudad. Participamos en la Global Summit de Creative Commons en Lisboa (2019) para tratar de traer un Local Point de CC a nuestra ciudad en Pontevedra.

Una forma de enseñar a las personas cómo pueden usar estas licencias para sus contenidos.

Fue producto de ese proyecto que di esta charla y que conocí una comunidad internacional fantástica que me generó grandes amistades hasta la actualidad.

Os dejo el vídeo por si es de vuestro interés. Fue simplemente una emisión en directo en época de pandemia, así que la calidad no es la mejor, pero se debate con el grupo todos estos conceptos comentados en el post.

¿Economía de la abundancia?

Sería factible que te preguntaras: ¿Qué sentido tiene? ¿Para qué me cuentas estas 3 historias? ¿Qué tiene de relevante para mi trabajo? ¿Para qué carallo quiero usar una licencia GPL en mis plugins? ¿Por qué usar licencias de Creative Commons en mis contenidos?

Para empezar, que entiendas que lo que te permite vivir hoy, viene de una historia muy lejana, de miles de personas, aunque solo nombramos a los protagonistas.

Creo que tenemos un compromiso ético para ese gran legado que no solo debemos reconocer, sino enaltecer.

El componente económico suele ser esencial en esta fórmula y las personas más alejadas de este entorno no suelen entender de buenas a primeras estos principios.

Inmediatamente piensas que estás regalando tu trabajo o algo así. Hay que ir un paso más allá para entenderlo.

Me encanta una cita de un periodista: Jeff Jarvis que en su libro: «Y Google ¿Cómo lo haría?» decía:

«Hemos pasado de una economía basada en la escasez a una basada en la abundancia. Tener el control de los productos o de su distribución ya no garantiza la obtención de un beneficio»

Jeff Jarvis

Y es un cambio de paradigma muy relevante que nuestra sociedad vive en la actualidad.

Pasamos de una época donde las marcas más valiosas en términos de mercado bursátil eran empresas más tradicionales como General Electric, ExxonMobil, Microsoft, Citigroup, BP, Walmart, Royal Dutch Shell, Johnson & Johnson, Pfizer y Bank of America en 2005.

Y en 2021, la mayoría ya son tecnológicas. Siguiendo este ranking: Apple, Microsoft, Amazon, Alphabet (Google), Meta (Facebook), Tencent (China), Tesla, Alibaba Group, TSMC, Berkshire Hathaway.

Existen muchos modelos de monetización a través del software libre:

  • Cobrar por el software
  • Ofertar servicios relacionados
  • Soporte
  • Ser un intermediario en «market places», etc.

Y tiene muchos beneficios económicos como por ejemplo:

  • Amplitud del mercado
  • Rápida expansión
  • Alta credibilidad (más transparencia)
  • Comunidades que colaboran y amplían tu producto a miles de personas, porque también se benefician del mismo. Ejemplo: La comunidad de WordPress es un caso como este.
  • Y siempre me remito a la famosa frase: «El poder de la colmena». Dejar de vernos como competencia, para entender que nos nutrimos y crecemos juntos.

Ejemplos de empresas open source / software libre

Automattic WordPress

Empezamos por ejemplo con Automattic. La empresa privada detrás del desarrollo de WordPress.

¿Qué haríamos millones de personas si Matt Mullenweg no hubiese puesto la licencia GPL a WordPress? Sin duda yo no podría estar escribiendo esta historia desde este blog.

Ya sabemos algunos datos esenciales, de la parte de Automattic, como los que comparte Houston Chronicle:

  • Penetración del más del 40% de internet
  • Más de 850 empleados en 69 países
  • Son los responsables del desarrollo de WooCommerce, Jetpack
  • En una ronda de financiación del 2014 tenía un valor estimado de 1.16 mil millones de dólares.

Según Datamation, algunos ejemplos de empresas open source, como: Canonical, NPM, Red Hat o Docker:

  • Oficinas: Londres
  • Empleados: 550
  • Ingresos anuales: 103.3 millones de US $
Red Hat
  • Oficinas: Raleigh, N.C.
  • Empleados: 10.700
  • Ingresos anuales: 2.4 billones de US $

Entiendo que son casos excepcionales y no todos los proyectos open source tienen esta envergadura. En el caso de Canonical, por ejemplo, a pesar de sus ingresos, sigue dependiendo del apoyo económico de Mark Shuttleworth.

Existen millones de empresas pequeñas que desarrollan plugins por ejemplo, dentro del ecosistema WordPress, que es tan familiar y son rentables económicamente, cediendo como es normal, sus desarrollos a una licencia GPL.

Una enseñanza y un debate

Como se han visto en casos tristes, por ejemplo el sonado caso de Jose Conti en España con su plugin de Redsys (Vivir GPL o explotar GPL), y el abuso del usuario final que se aprovecha de este sistema termina por dilapidar todo nuestro ecosistema.

Pero soy optimista, creo que no es la mayoría. Tiendo a pensar que la mayoría somos éticos y comprendemos lo que tenemos entre manos para seguir creciendo juntos.

Incluso empresas como Microsoft, que siempre fue antagónica a la idea del software libre, con su CEO actual: Satya Nadella, muy orientado al open source, han hecho movimientos al respecto, como liberar herramientas: .net development tools, Visual Studio Code, y aportan muchos desarrolladores en GitHub.

Con relación al open source y WordPress, tengo en la recámara un post sobre una persona que admiro mucho: John Maeda, para hablar de tecnología y humanismo.

Pero en este contexto, es muy relevante una cita de su libro: «How to speak machine», donde señalaba:

«Me di cuenta de que PHP en el universo de WordPress significaba «People Helping People» (gente ayudando a la gente), dada la forma en que cada comunidad local da la bienvenida a cualquiera que quiera aprender computación, sin ataduras, ni costes para involucrarse como colaborador. En el código abierto (open source), el software es la comunidad y no sólo el código»

John Maeda

Espero de corazón que te haya gustado esta larga historia.

Solo reflejo una mínima parte de la realidad, pero que nos sirve para que seamos conscientes del mundo tecnológico en el que nos movemos, y aunque no seamos desarrolladores, debemos una parte de responsabilidad con nuestro trabajo.

Tu te beneficias día a día, del trabajo de muchas personas.

Si somos más conscientes de ello, cada vez podremos aportar más y hacer crecer esta gran colmena.

«Lo que no beneficia al enjambre, tampoco beneficia a la abeja»

Marco Aurelio. Meditaciones

Iniciativas como Public Money, Public Code, tienen todo el sentido del mundo. A fin de cuentas lo que hacen es defender que el código generado en instituciones públicas deba también ser open source y que beneficien al resto.

A nivel político y educativo: ¿Qué sentido tiene pagar licencias de software de ofimática por ejemplo?

Si tenemos iniciativas como LibreOffice y sistemas operativos como GNU/Linux para mi lo más sensato sería que el mismo estado apoye estas iniciativas, donando personas para hacer crecer estos proyectos.

No pagar licencias millonarias, que solo benefician a una empresa. Y ojo, con esto no quiero decir que sea malo el software propietario. En ese punto no estoy de acuerdo con parte de la comunidad de software libre que puede llegar a ser muy radical en sus posturas.

En una conversación de post-meetup, con dos buenos amigos desarrolladores, linuxeros de corazón: Jorge González y Carlos Sobrino, Jorge señalaba, muy acertadamente: «el software libre deja de ser libre cuando pierdes tu libertad de elección».

El que existan empresas propietarias no es malo, enriquece el sector.

Pero el sector público y educativo podría tener un paradigma más orientado al beneficio de la colmena.

Ya tenemos muchos precedentes, como el caso de Munich, Alemania. Aunque en ese caso por temas políticos ha habido un cúmulo de vueltas atrás; no obstante, creo que Alemania es un buen ejemplo en ese sentido.

Veremos qué nos depara el futuro. Yo sin duda apuesto por ello.

Te dejo la presentación que usé en esa charla. Y como siempre será un placer leer tus comentarios y opiniones.

¡Larga vida y prosperidad al software libre!

9 comentarios en «3 historias del software libre que deberías conocer»

  1. Muy interesante el artículo, el open source siempre me ha parecido un tema muy interesante, hace 13 años estaba a tope con el tema probando distros de hecho 🙂

    Pero por el camino con la rutina he perdido ese punto de seguir investigando por la parte de Linux, aunque como sabes, me he pasado a WordPress, por lo que sigo ligado al mundillo del open source y es lo que me da de comer 😅

    Me parece muy interesante todo lo que comentas en el artículo, tanto lo que sabía como lo que no y la verdad es que está muy completo y ayuda a entender mejor los orígenes e ideales del open source y por qué es tan importante para la sociedad aunque ésta no siempre se de cuenta de ello.

    ¡Muchas gracias por escribirlo y compartir esta información, un abrazo!

    Responder
    • Vaya Ángel, mil gracias por pasar por aquí y dejar tus impresiones amigo. Me llevó un tiempo pero me apetecía mucho por todo lo que implica.

      Sigues muy ligado al open source no solo por trabajar con WordPress sino por tu apoyo siempre a la comunidad, colaborando, dando charlas y haciendo que siga creciendo el ecosistema con tus contenidos y aportaciones.

      Además tienes unos canales de Telegram sobre WordPress que son una auténtica maravilla y que recomiendo a todo el mundo.

      Dejo por aquí el enlace: https://t.me/wprecursos

      Así que GNU/Linux es solo una parte de todo lo que implica. Incluso si tienes un Iphone, puedes leer el aviso legal y verás una parte de Linux.

      Un abrazo amigo.

      Responder
  2. Bravo Wajari, excelente artículo que ya me guardo como referencia para cuando tenga que indicarle a cualquiera sobre el Open Source, excelente lectura.

    Me quedo con la nomenclatura de las cuatro libertades, comenzando en 0 como en las matrices de programación, fantástico, y sobre todo con la frase del gran Jorge «el software libre deja de ser libre cuando pierdes tu libertad de elección».

    Responder
    • Amigo Carlos, tu siempre atento a los detalles. Lo flipo contigo. Pues si, es importante ese detalle geek de empezar por el 0.

      Casi siempre que he visto que se hablan de las 4 libertades, me fijo en ello. El mismo Stallman lo aclara en su libro.

      Y si, el Jorge es una fuente buena de sabiduría en desarrollo, linux, PHP, comida y fiesta.

      Muchas gracias por comentar. Un fuerte abrazo amigo.

      Responder
  3. Pedazo de post. Muy buen curro tío.
    Yo procuro usar software libre siempre que puedo aunque hay software propietario que para mí es imprescindible a día de hoy.
    Considero que hay que proteger el software libre y las iniciativas colaborativas, por eso me pone de tan mala leche cuando escucho que licencian un proyecto anteriormente colaborativo. Me viene el ejemplo de audacity a la mente. Por mi parte poquito a poco pretendo enseñar cada vez más software libre de calidad. Este año se viene el curso de bitwarden.
    Un saludo.

    Responder
    • Qué grande David. Mil gracias amigo por dejar tu comentario.

      Sé que en tus clases le das muchas prioridades al software libre.

      Y como bien señalas, tienes razón, hay software propietario que es una maravilla. Se puede disfrutar lo mejor de los dos mundos.

      ¿Un curso de Bitwarden? Qué bueno, felicidades. No podría vivir sin ese gestor de contraseñas. Pues habrá que estar pendiente cuando publiques.

      Un abrazo 😉

      Responder
  4. ¡Muy buen artículo Wajari!! ¡Mis más sinceras felicitaciones!!

    Este post nunca lo olvidaré por la imagen de Linus que has puesto 😂, pero tampoco por tantas cosillas chulas que no sabía como la unión de GNU y Linux. Una documentación histórica muy interesante la de este artículo.

    Solo por comentar en lo referente al uso del Open Source en el sector educativo. En Galicia, la gran mayoría de webs educativas públicas que conozco están montadas sobre Software libre. La parte pública hecha con Drupal, y la plataforma educativa con Moodle. Y los portátiles que están entregando a los niños para promover la utilización de los libros electrónicos y la «educación digital» traen una distro de Linux (una distro propia llamada Maqueta Abalar derivada de Debian, creo 😅) y con Firefox como navegador predeterminado. Por lo que bien en ese aspecto!!

    Responder
    • Mil gracias David. Una alegría que hayas podido pasar por aquí y dejar tu comentario amigo.

      Me encanta tu aportación y puntualización del uso del software libre en el sector educativo en Galicia. Tienes razón.

      Sé que en colegios (y Universidades) se ha apostado mucho por ello. Además, la Xunta tiene la agencia para la modernización tecnológica de Galicia (Amtega) que sé que hace muchos eventos y tienen las aulas CEMIT en todo el territorio.

      Aquí en Pontevedra funcionaba de lujo esa aula, hace años les perdí la pista. Yo hice cursos geniales de Gimp, Inkscape, etc. Teníamos suerte porque había un excelente profesor, un informático muy vocacional y amigo del software libre.

      Así que totalmente de acuerdo, hay muy buenas iniciativas que hay que seguir incentivando y apoyando.

      Un fuerte abrazo 😉

      Responder

Deja un comentario